23 octubre 2014
23 octubre 2014,
 0

Los protectores absorben o disipan los rayos ultravioletas para proteger la piel. El Factor de Protección Solar (FPS) indica cuánto tiempo demora la piel cubierta con una pantalla en enrojecerse con respecto a la que no fue protegida con ningún producto.

Hasta los 20 años de edad, se debe prestar especial atención a la protección contra los rayos nocivos, ya que en ese lapso de tiempo se recibe hasta el 80% de sol que vamos a incorporar toda la vida.

Existen 3 tipo de rayos ultravioletas:

UVA: causan envejecimiento de la piel y pueden provocar cáncer de piel.

UVB: generan enrojecimiento, quemaduras y predisposición al cáncer de piel.

UVC: son filtrados por la capa de ozono.

rayos-uva-uvb-peligrosas-radiaciones_1_1784525

Los protectores solares protegen de uno o ambos rayos ( UVA y UVB). Si no dice Amplio Espectro o EPA o Protección contra UVA -UVB significa que entonces este producto NO protege contra ambas radiaciones.

No hay protectores a prueba de agua o wáter proof, pero si resistentes al agua o water resistant.

Por norma, los protectores no pueden decir 50+ o 60+. La FDA explica que no existen suficientes datos que respalden los niveles de protección adicional del SPF con valores mayor a 50. Por esta razón, a partir de junio del 2012 todos los protectores solares con valores mayores deberían estar identificados solamente como “SPF 50+”, como punto de referencia.

Tengan en cuenta que los protectores solares no protegen contra la insolación, por lo cual es fundamental cubrirse la cabeza y mantenerla mojada, especialmente los niños.

Los protectores solares caducan cada tres años. La Academia Americana de Dermatología recomienda que las personas chequen las etiquetas para verificar la fecha de vencimiento de sus protectores solares antes de usarlo. Se debe desechar cualquier producto que esté vencido. Sin embargo, explica que el FDA exige que la vida promedio de los protectores solares sea de tres años, fecha que debe chequearse con la fecha de vencimiento.

Los protectores solares caros no son necesariamente mejores. No olvides que todos los protectores solares, independientemente de su costo se rigen con las mismas reglas establecidas por el FDA. Su calidad dependerá de la protección combinada que pueden ofrecer en contra de los rayos UVA y UVB.

Seleccioná un protector solar adecuado
La piel de una persona que se aplicó un protector solar 30 tardará 30 veces más en enrojecer que la de alguien que no se colocó nada. Las graduaciones son:

FPS 10 o menos: Baja Protección

FPS 10 a 20: Moderada Protección

FPS 20 a 40: Alta Protección

Más de 40: Muy Alta Protección

Los que tienen pieles muy blancas, los pelirrojos, los calvos, los niños y los pacientes en tratamiento de peeling o con antecedentes de cáncer de piel deberían utilizar protectores de mayor graduación, lo ideal es que sean superiores a 30.

La gente de piel seca debe usar las cremas mientras que los que tienen piel deben usar las emulsiones.

La exposición debe ser gradual
Es muy aconsejable que las exposiciones sean graduales y en horarios adecuados (antes de las 11 y después de las 16) y con la protección necesaria.

Recordá que el protector se usa para proteger la piel y no para estar más tiempo bajo el sol y que los rayos ultravioletas llegan hasta 3 metros debajo del agua.

Prestá atención a las zonas más sensibles
Las zonas más sensibles son las más blancas, las que suelen estar “ocultas” o “tapadas” durante el año. También hay que prestar especial atención a las áreas de piel más fina, como los párpad os.

Remové la protección cada dos horas
El protector solar debe colocarse 20 minutos antes de la exposición para su correcta absorción, luego hay que renovarlo cada dos horas. Hay aplicarlo nuevamente si practicás deportes, transpirás mucho, si te metés a la pileta o al mar o si es un día ventoso. Recordá que en los días nublados las radiaciones traspasan las nubes y también hay que protegerse.

No te expongas nuevamente al sol si tu piel está dolorida y enrojecida
Si la piel está enrojecida y dolorida significa que su capacidad de adaptación ha sido sobrepasada. Por eso, hay que hidratarse y usar un post-solar: este producto da alivio sintomático e hidratación y se puede aplicar tantas veces como sea necesario.

Sólo usá maquillaje una vez aplicado el protector solar
La pantalla debe utilizarse sobre la piel limpia y seca. Las mujeres podemos usar maquillaje luego de la absorción del producto y sin que vean afectadas sus propiedades protectoras.

Utilizá protector solar también para salir a la calle
La arena, el agua, la nieve, el pavimento y las paredes son superficies que reflejan radiación por eso siempre hay que colocarse protector.

Remeras de algodón de colores claros, sombreros o gorros de ala ancha (que tapen el área del rostro, orejas y boca incluidas) y lentes con protección contra rayos UVA y UVB se convierten en buenas tácticas.

Las personas grandes también deben cuidarse del sol
Las personas de la tercera edad son muy susceptibles a los golpes de calor y a la deshidratación. Además, deben tener en cuenta el daño acumulado a lo largo de la vida (manchas) y el cáncer de piel.

Tené en cuenta los factores geográficos
En la montaña hay mayor radiación (al igual que en los sitios cercanos al Ecuador) por la incidencia perpendicular de los rayos de la tierra. Por eso hay que tener en cuenta todas las recomendaciones sin excepción.

Los efectos beneficiosos de tomar sol
No siempre es malo tomar sol, no es tu amigo ni tu enemigo: sus efectos dependen de la relación que establezcamos con él. Entre sus beneficios se encuentran su acción calórica, su efecto antidepresivo y la síntesis de vitamina A.

captura-de-pantalla-2012-05-17-a-las-20-45-55 rayos-uva-uvb-peligrosas-radiaciones_2_1784525