6 enero 2014
6 enero 2014,
 0

Las cortinas cumplen un papel fundamental en cualquier ambiente. Una de sus funciones es impedir miradas extrañas del exterior. Otra, es regular el ingreso de la luz solar. En una cálida mañana podríamos abrir las cortinas de la habitación para dejar pasar la luz natural pero a la hora de la siesta, tal vez prefiramos cerrarlas.

En la mayoría de los hogares, las ventanas y ventanales son las principales avenidas por donde escapa el calor. El vidrio es un material que aísla pobremente y en conjunto con las cortinas comunes y corrientes de una sola capa se crea el ambiente perfecto para una maravillosa bienvenida al frío del exterior. Si bien hay variadas soluciones para retener al esquivo calor invernal, instalar las cortinas apropiadas es una de las más efectivas y amigables para el bolsillo.

Modelos y tamaños de cortinas existen en abundancia en el mercado. Dependiendo del tipo de tela, su trama, sus colores y resistencia a los rayos solares, será su costo.

En caso de querer confeccionar un juego de cortinas a nuestro gusto y por nuestra propia cuenta deberemos asesorarnos adecuadamente para escoger el mejor material acorde a las necesidades. No hay que dudar en pedir consejos a profesionales o aficionados.

La clave está en evitar las infiltraciones de aire y contener el calor almacenado dentro del hogar. La fuente caliente pretende ser nuestra casa, por  lo que se hace necesario asilarla del exterior, la fuente fría.

Los mecanismos de transmisión de calor se conocen como conducción, convección y radiación, ordenados de mayor a menor importancia, para los rangos de temperatura que manejamos. Es decir, la regla número uno, es evitar los puentes térmicos (materiales conductores que unan el interior con el exterior), luego evitar las infiltraciones de aire, y por último las pérdidas radiactivas, las cuales son casi despreciables.

En cuanto a las ventanas, lo que genera puentes térmicos es el material de los marcos y el cristal en sí.

El otro problema es que la ventana no sea hermética y que haya perdida ya sea de frió o de calor, lo que correspondería a las pérdidas convectivas. Las cortinas solucionan este problema en parte, si y sólo si, se dimensionan e instalan de forma correcta. Básicamente la cortina tiene que generar un colchón de aire entre la ventana y el resto de la casa y para ello esta debe ser gruesa, en lo posible térmica y sellar la zona.

Lo ideal, seria colocar cortinas de techo a piso y convenientemente black out o sunscreen.

ventanascortinas (3) ventanascortinas (6)