1 agosto 2013,
 0

Los sofás son una de las inversiones más importantes para la casa, tanto a nivel decoración como. Es una pieza del mobiliario que le da personalidad a los espacios y por eso determina de cierta forma, el resto del diseño de nuestra casa. Si bien hay muchos diseños, siempre parten de una base anteriormente creada. Por eso te mostramos los distintos estilos de sofás que existen y sus principales aspectos diferenciales.

Sofás modulares

Son los más populares debido a que ofrecen flexibilidad y la posibilidad de adaptarse a espacios reducidos. Se trata de sofás que se pueden disponer de distintas maneras y que por eso aportan un estilo moderno y práctico a nuestros livings. Si bien son buenos para espacios chicos, donde mejor se lucen es en grandes espacios cuando son colocados en medio y se convierten en el centro de atracción para la vista.

sofas seccionales

 

Chaise-Lounge

Una Chaise-Lounge, proveniente del francés, significa literalmente sillón largo, también conocido por la traducción inglesa lounge chair. En castellano se lo conoce como Cheslón. Esta opción es una mezcla entre un sofá y una cama, que posee una prolongación lo suficientemente larga como para soportar las piernas. Con este mueble podrás recostarte cómodamente cuando quieras y lo puedes encontrar en dos opciones. Algunos sofás en L tienen una opción Chaise-Lounge, donde un lado es más largo y sin respaldar.

chaiselongue

 

Camelback

Llamado así por la curva que tiene en el centro la espalda del mueble, la cual se asemeja a un camello. Por eso Camel – Back. Este tipo de sofás aportan a los ambientes un estilo tradicional. Su diseño se caracteriza por tener patas cortas generalmente tapadas con tela, almohadones incorporados y de colores neutros y un respaldo ligeramente redondeado acabado en un borde con ribete. Dan a nuestro living aspecto sobrio, señorial y majestuoso, convirtiéndolo como pieza de decoración.

camelback sofa

 

Chesterfield

Fue el conde de Chesterfield, quien lo encargó a un prestigioso ebanista personalmente para poder colocarlo en los clubs sociales para caballeros de la época, entre el siglo XVIII y XIX. Lo que sí está claro es que el Conde de Chesterfield le pidió al ebanista un sofá donde los caballeros pudieran sentarse cómodamente sin malas posturas. Por eso, se caracteriza por varios elementos, entre ellos tener el respaldo y los apoyabrazos al mismo nivel. Eso permite tener la espalda recta y no adoptar malas posturas ni movimientos poco adecuados sin renunciar a la comodidad. El ebanista, diseñó un sofá de cuero con botones, dando origen al capitoné. El sofá Chester ha pasado a ser un diseño clásico británico símbolo de lujo.

cabriole Chesterfield sofa

 

Lawson

La versión original fue creada para un rico financista de Boston llamado Thomas W. Lawson, quien tuvo algunas aventuras bastante escandalosas, dando a este particular estilo de sofá un marco histórico interesante. Este estilo de sofás es más moderno y se caracteriza por las líneas rectas y limpias, los respaldos cuadrados y los apoyabrazos rectos y simples fomentando la relajación y la comodidad en el hogar.

lawson sofa